Microrrelato: El llanto de la noche

¡Bienvenido a mi nuevo Blog de literatura! Para celebrar su inauguración voy a compartir contigo un pequeño texto que escribí hace mucho tiempo, pero al que le guardo cierto cariño. ¡Espero que te guste!


El llanto de la noche

Hoy la noche se viste de luto. Su vestido, exento de cualquier tipo de abalorio, es opaco, sobrio y oscuro. Los diminutos diamantes que antaño refulgían entre serenas telas de obsidiana, ahora han sucumbido en el vacío. Y entre fantasmagóricos ritos, los festones han sido engullidos por sombras que se contorsionan, divertidas, en una mueca enloquecedora.

Hoy la noche está abatida. Lentamente se derrama sobre ciudades, bosques y mares; fluctuando a lo largo de angostos callejones de corrosivas intenciones. Entre risas y llantos, las lujuriantes sombras se bañan en vino tinto, y el chartreuse rezumando de sus bocas, engatusando su olfato con el sahumerio del pecado. Mientras, en un pandemónium de alabanzas, Dioniso se alza con una risa macabra y una vibración rojiza tiñendo su mirada.

Hoy, la noche tiene miedo. Su ojo abierto, blanco y magnánimo, vaga largamente entre ciénagas plagadas del miasma de la muerte, del odio y de un mugriento presente. Contempla, resignada, el corazón de la humanidad palpitando a través de la translúcida piel. Contempla el dolor, de una realidad enfermiza y decadente, recorrer como veneno los continentes que constituyen toda cuna de vida. Y ante tal visión, el hielo escarcha poco a poco su corazón.

La noche ya ha apagado la luz, pero las cadenas de su condena le impiden cerrar sus fatigados párpados y sumirse en la tan anhelada oscuridad. La noche ya no quiere ver más, pero los halos de su mirada desgarran el cielo con un pálido destello.

Y la función no acaba, y el escabroso espectáculo continúa. Un día, dos, tres… hambre, pobreza y maltratos. Ocho, nueve, diez… el febril anhelo de la noche dañino como la daga más afilada. Catorce, quince, dieciséis… La luna rompe en llanto mientras sus párpados se van cerrando.

La noche obtiene al fin su descanso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s